viernes, 25 de mayo de 2018

BUSCANDO LA PAZ


¡Busca la paz! en las Jornadas Católicas de Münster, Alemania

MÜNSTER, Alemania.
Del 9 al 13 de mayo pasado, se realizaron en Münster, Alemania, las tradiciones Katholikentag (Jornadas Católicas), que reunieron a más de noventa mil asistentes, en unos mil eventos. Participó la canciller del gobierno alemán Ángela Merkel, junto a diversas autoridades civiles y eclesiásticas. Informe de Elisabeth Münzebrock.

Mensaje del papa Francisco
El Papa Francisco envió un mensaje a los asistentes señalando la importancia de trabajar por la paz y evitar fanatismos y violencias. “No hay hoy tema más importante en el debate público sobre la religión que el problema del fanatismo y la propensión a la violencia". "Lo observamos en la esfera familiar, en el lugar de trabajo, en las asociaciones, en nuestros vecindarios, en regiones y en naciones: allí donde el hombre no es considerado un don de Dios hay desacuerdo, resentimiento y odio".



¡Busca la paz!
El lema de este año de las Jornadas de los Católicos en Münster era “busca la paz”, sin duda de renovada actualidad. Solo unos días antes se había anunciado la salida unilateral de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, que “hiere la confianza en el orden internacional”, como expresara Ángela Merkel en el encuentro. Además, el 7 de abril, en el centro de Münster, había tenido lugar un atentado con varias víctimas.
En las jornadas se reunieron unos 90.000 creyentes católicos y protestantes en búsqueda de paz y con urgencia de reformas en ambas Iglesias.
La jefa del gobierno alemán debatió sobre el tema "Alemania en un mundo cambiante –cómo superar conflictos y regímenes agresivos". En el panel participaron también, el investigador de temas de la paz mundial Tilman Brück y el cardenal Peter Turkson. Merkel es Doctora en Física, Brück es experto en Ciencia Económica de la Universidad Humboldt en Berlín y anteriormente del Instituto Alemán de Economía (DIW). El cardenal Turkson nació en Ghana y desde el Pontificado del Papa Juan Pablo II fue designado como prefecto del Servicio de Desarrollo Humano Integral en la Santa Sede.
“Suche den Frieden und jage ihm nach” - Busca la paz y síguela - dice la frase completa del Salmo 34. Con otras palabras Teresa, la Santa de Ávila, había constatado ya hace 500 años: “Estáse ardiendo el mundo”, “… pues que no hay paz en la tierra.” Y no cabe duda, que “el mundo arde actualmente”...
En su historia la ciudad de Münster sabe de guerra y también de paz. En 1648 se negoció la “Paz de Westfalia“. El ayuntamiento tiene una “sala de paz” con el lema Pax optima rerum(La paz es el mayor de los bienes). Sobresale el papel de los Friedensreiter (jinetes de Paz) que cabalgaron entonces el trayecto entre Münster y Osnabrück para dar y recibir el status quo de las negociaciones entre los diferentes partidos. Me pregunto si tal vez hoy día nos vendrían muy bien estos “jinetes”, a pesar de la rapidez de los medios de comunicación virtual.
Diversidad y compromiso
“Katholikentag” ofrece a los participantes vivencias, encuentros y la posibilidad de "cargar las pilas" a través de las múltiples ofertas del programa “multicultural”; además de misas o celebraciones de diversos ritos, adoración del Santísimo, oraciones ecuménicas en lugares públicos, una peregrinación al Santuario de Telgte, impulsos biblicos etc.. Durante cinco días la ciudad brilló en turquesa, por el color de las bufandas de los asistentes.
Novedad en este Katholikentag fue la iniciativa “Friedens Finderinnen” (encontradoras de paz) que reunió a mujeres de gran significación pública como Gesine Schwan, presidenta de la Humboldt-Viadrina School, Rabeya Müller, imán y teóloga musulmana de Colonia, Natalia Verzhbovska, rabina y Martha Zechmeister CJ, directora el Instituto para Teología latinoamericana, San Salvador.
También hubo algunas iniciativas interreligiosas, como recitar partes de las tres Sagradas Escrituras: la Torá, la Biblia y el Corán, organizado por el Consejo Central de los Judíos en Alemania (LIKRAT), y Karin Kortmann, Vicepresidenta del Comité Central de los Católicos.
Entre los bloques temáticos destacan los temas: Justicia y paz; conservar la Creación; nuestro compromiso con Europa; los desafíos de la migración; la familia hoy y mañana; Ecumenismo: ideal y realización; diálogo entre cristianos y judíos, cristianos y musulmanes.
En las jornadas se cuida mucho “lo visible”, especialmente en las celebraciones masivas, con gestos como rezar en alemán y luego en árabe, polaco, portugués y bantu (africano), etc.: Por amigos y enemigos: para que se reconcilien. Por sanos y enfermos: sana su soledad y sufrimiento. Oh Lord, hear my prayer, come and listen to me.
En la colecta de las celebraciones se ha recogido dinero para enviar a Siria y a República del Congo, dos lugares del mundo en situación de conflicto.
También suele haber una representación de políticos. En esta ocasión, además de Merkel, Frank Walter Steinmeier, Presidente de la República Federal Alemana, - cristiano protestante, casado con una católica-, contó su último encuentro con el Papa Francisco en Roma, y expresó: “busquemos caminos de unidad entre las confesiones, también por medio de la comunión común.”
El Presidente del Land Niedersachsen, Armin Laschet, expresó - igual que la canciller - su preocupación por la política de Donald Trump hacia el Este y Siria: "cada día pensamos que el mundo entero está fuera de quicio”, pero la presencia aquí de tantas personas es una contra-señal que beneficiará a todo el país”, concluyó.
Por su parte, Felix Genn, obispo de Münster, manifestó la impotencia de la política: “Cada día pensamos sobre el mundo y la comunidad de los Estados: ¿Cuándo, si no ahora, haría falta un movimiento renovado en nuestro país? ¿Quién, si no los cristianos, tendrían que estar al frente?. “La paz es el mensaje más importante”, afirmó Thomas Sternberg, presidente del Comité Central de los Católicos de Alemania, y subrayó: “Las palabras en la Sala de Paz (Pax optima rerum) no han perdido nada de su brillo”. 
En otra mesa, un funcionario de la AfD (partido Alternativa para Alemania, de extrema derecha) había invitado a tener una discusión pública, causando malestar en la sala. Se llegó después a un debate serio, pero naturalmente muy controvertido.
Finalmente, el Cardenal Marx, presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, se preguntó: "¿Y cómo hemos de seguir ahora? El futuro empieza ya. Necesitamos menos tecnócratas y managers, y más testigos de Jesucristo. La fuerza del testimonio de nuestra fe tiene que ser el núcleo de todo. ¿Y en concreto? Quedarnos con el AMOR a Jesús: orientarnos en su persona y su vida. Jesús sale a nuestro encuentro con el saludo de paz: La Paz sea con vosotros. Y hace falta un “más” de esperanza como testimonio de este Dios, que nos llama en medio de este mundo”.
Y agregó, “nosotros no hacemos la Pascua, pero damos testimonio de ella. No viviendo un “catolicismos acomodado”, sino saliendo hacia fuera, hacia el mundo. Todos aquí constatamos la existencia de un fuerte compromiso ecuménico: “Ut unum sint”. Esto vale también para nosotros los obispos - expresó - por lo que recibió una ovación. Pero nos hace falta una temporada de “lucha mutua”, - prosiguió -, sabiendo que nos pertenecemos mutuamente. Ya nadie podrá separarnos. Estamos juntos en el camino: “Ut unum sint” es nuestro encargo desde Pascua. Buscar la paz es el encargo del Señor. Y nuestra respuesta debe ser: ¡Señor, sí, aceptamos este encargo!”.

Información: Elisabeth Münzebrock


No hay comentarios: