miércoles, 10 de julio de 2019

EN VERANO SÓLO ALGUNAS NOTICIAS QUE VAN LLEGANDO


Porque las puertas del Reino de los Cielos están abiertas de manera idéntica
Antonio Aradillas: "¡Cásate por lo civil…!"

 Resultado de imagen de boda civil


Boda civil
Partiendo de realidades incuestionables y documentadas, todo eso de la “gracia de Dios” y del sacramento, se convierte en “literatura piadosa” y en información y referencia social, apadrinada y anhelada por lectores y lectoras de los medios de comunicación acreditados en estas tareas
Casarse “por lo civil” puede ser, y es, tan legítimo y tan religioso, como hacerlo “por lo canónico”. Es un consejo, y hasta un precepto, que debieran cuidar, predicar y practicar los curas y obispos, y en un caso reciente, el “muy ilustre” señor canónigo deán de la catedral de Sevilla


29.06.2019 Antonio Aradillas
“Por lo civil”, “por lo canónico” o, simplemente porque sí, y sobrando cualquier otra fórmula y manera, son las opciones por las que indistintamente deciden en la actualidad establecer legal o extralegalmente su relación matrimonial “de por vida, hasta que Dios quiera y el tiempo lo permita” los novios, parejas o aspirantes a serlo.
Este es el hecho, amparado por las estadísticas más serias y el margen de ponderaciones religiosas o sociales. Roza ya en España tan solo el veinte por ciento de las llamadas de siempre bodas “religiosas o por lo católico, apostólico y romano”, mientras que las “civiles” acaparan una buena parte del resto, en tanto en cuanto que el número de las demás es cada vez más creciente, prosiguiendo los contrayentes su reflexión acerca de las ventajas o desventajas que tenga institucionalizar su situación, o dejarlo tal cual, con hijos o sin hijos. Destaca el dato de que, lo mismo en unas áreas que en otras, el compromiso y la coletilla- añadido de “hasta que la muerte nos separe” pierde terreno y los divorcios y “anulaciones” están a la orden del día. También las estadísticas lo relatan con veracidad y con números, en toda clase de circunstancias.
Para casi todos, con inclusión de familiares y amigos, es posible que les sean de provecho, reflexiones como estas:
El matrimoniopara los católicos es un sacramento. Y además obligatorio para vivir en pareja, amarse, “tener los hijos que Dios quiera” y con-vivir unidos “hasta que la muerte nos separe”. Al fracaso en la elección, y correspondiente reconocimiento legal, pese a la asistencia a cursillos pastorales y a otras catequesis, la consecución del reconocimiento de lo que se llama “anulación“ o “nulidad” por la Iglesia, es lento, muy lenta, cara y enojosa, por lo que incomoda gravemente a muchos y a muchas, resultando difícil alcanzar de por vida la anhelada tranquilidad de conciencia, por lo que ha sido preciso mentir, en conformidad con lo sugerido por los matrimonialistas expertos en la materia, y se hayan vuelto a casar otra vez por la Iglesia.

Es no obstante, de capital importancia religiosa y teológica, tener presente que, aún cumplidos y cumplimentados todos los requisitos canónicos exigidos, de la mayoría que recibieron y reciben el sacramento del matrimonio, es obligado referir que, más que “por” la Iglesia, se casaron “en” la Iglesia. La conciencia de sacramento fue suplida por la del “qué dirán” de las tradiciones familiares y sociales y además, y sobre todo, por el marco del templo- con inclusión de su escalinata y liturgia- para el lucimiento de la pareja y de los invitados.
Prevaleciendo en tales “bodorrios” estos y otros criterios poco o nada religiosos, a nadie se le oculta sensatamente llegar a la conclusión de que seguir casándose “en” la Iglesia sea lo mejor ante Dios y por exigencias y en consonancia con los principios elementales de la fe cristiana. Precisamente estos principios demandan indefectiblemente no exponer el sacramento a nulidad, no jugar con algo tan sagrado, ser veraces en acontecimientos de tal relevancia como es casarse y no profanar ritos y ceremonias celebrados “en el nombre de Dios”, solo o fundamentalmente por no “escandalizar” y no dar “malos ejemplos”. La religión es bastante más seria como para que se actúe de esta manera, hipócrita y farisaica por naturaleza.
Partiendo de realidades incuestionables y documentadas, todo eso de la “gracia de Dios” y del sacramento, se convierte en “literatura piadosa” y en información y referencia social, apadrinada y anhelada por lectores y lectoras de los medios de comunicación acreditados en estas tareas.
En cristiano, a bodas como estas no se les puede catalogar de ejemplares. Seguir empeñados en la defensa de que solo las bodas “por lo canónico” son las de verdad religiosa, es una solemnísima tontería. También los casados “por lo civil” son hijos de Dios y tendrán un lugar en el Reino de los Cielos cuyas puertas están tan abiertas de manera idéntica y sin adjetivaciones irreligiosas.
Así las cosas, y desde principios seriamente teológicos y pastorales, casarse “por lo civil” puede ser, y es, tan legítimo y tan religioso, como hacerlo “por lo canónico”. Es un consejo, y hasta un precepto, que debieran cuidar, predicar y practicar los curas y obispos, y en un caso reciente, el “muy ilustre” señor canónigo deán de la catedral de Sevilla. La lectura de los artículos del Código Civil, referentes al matrimonio, resulta ser tanto o más litúrgica, cercana e inteligible, que la de las exhortaciones rituales sacras al uso. En los mismos se explicita que los cónyuges habrán de cuidar de sus descendientes, al igual que lo harán con sus ascendientes…
Todo esto no obsta para que Cristina, la amiga de la novia en este caso, la persuadiera para que, días antes de la boda, se pasaran por el convento madrileño de clausura, en pleno Paseo del Prado, y le regalara a sus monjas una docena de huevos, porque así santa Clara se sentiría obligada a multiplicarles sus días de felicidad…. Y es que, en todas las culturas, se quiera no, los signos religiosos se hacen activamente presentes de una u otra manera, también en las bodas…


No hay comentarios: